Historia de la Parroquia

Se desconoce la fecha en que el hombre llegó a poblar este recinto. Éste está adornado por dos colinas y dos ríos que forma una planicie de 40 hectáreas, en cuyo centro se levanta majestuoso el Centro Ceremonial Jama Coaque, hoy con 17 metros de altura,

100 metros de diámetro y 88.458 m3 de tierra. Construidos con las manos de los primeros hombres que vinieron a vivir en este lugar, allí están estampadas las huellas de los grandes artistas manabitas prehispánicos.

Según los estudios realizados por José García Vélez autor del libro “La Historia de San Isidro” nos cuenta la riqueza histórica de la parroquia.

“Los primeros que llegaron fueron los Valdivianos. De ellos tenemos una razón histórica de 1660 años A.C. de acuerdo a los resultados de los estudios de la misión científica dirigida por el Dr. James Zeidler y su equipo auspiciado por la Organización de los Estados Americanos y varias universidades de los EE UU y de nuestro país.

En el exterior al tener conocimiento que desde esta parroquia llegaban a diferentes museos y colección particulares internacionales piezas arqueológicas con acabados bellísimos de las diferentes culturas como Valdivia, Machalilla, Chorrera, Bahía y Jama con su acabado barroco. Fueron 12 años que estuvo la misión estudiando la cuenca del rio Jama que abarca 1612 km2. Su conclusión fue que este gran montículo funcionó como un centro ceremonial y administrativo regional durante la larga ocupación Jama Coaque y también en tiempo más temprano.

Es el centro primario en un denso complejo de 22 sitios y el más profundo, ningún otro sitio arqueológico compite con San Isidro, por su población y su arquitectura monumental implica en conjunto la existencia de una sociedad “Cacical”, está considerado como uno de los lugares cerámico más grandioso del país y de Mesoamérica, seguramente fue el asentamiento ápice del área cultural Jama Coaque.”

Para el año 1918 cuando la parroquia empieza a poblarse se celebra la primera misa en una ramada, dos troncos de árbol de tilo sirvieron de mesa. El 15 de Mayo de 1928 se eligió como Parroquia, y en la década de los 50 del siglo pasado llegó a convertirse en un gran productor de banano y café de exportación.

En 1970 en San Isidro surgió un “boom” arqueológico y su riqueza cultural impactó al mundo. Cuando comenzó el Huaquerismo en su área parroquial José García Vélez  puso en alerta al Banco Central sugiriéndole que estaba en capacidad de hacer un rescate de salvataje de las piezas arqueológicas que salían de nuestra zona, de comprarlas y vendérselas a los museos, propuesta que fue aceptada. Durante más de 20 años logró adquirir una cantidad de 5.000 piezas que hoy reposan en la reserva del Ministerio de Cultura de Guayaquil y Quito.

Otras personas como Oswaldo Santos y varios comerciantes vendieron una colección al museo de Guayaquil cuando supieron del gran valor cultural que tenía San Isidro. Se calcula que los museos del estado poseen más de 7.000 piezas de este lugar.”

Desde 1988 San Isidro fue el pionero en maracuyá hasta la actualidad.